Santísimo Sacramento

santisimoEl Santísimo Sacramento es el primero de los Titulares de la Hermandad, así como el principal, por tratarse, no de una imagen representativa de Jesús o de María, sino del mismo Cristo real y permanentemente presente en la Hostia Consagrada. Por eso, el título de Sacramental antecede a los demás Titulares de la Hermandad.

Instituida la Sagrada Eucaristía en la noche previa a la Pasión y Muerte de Jesús, en el transcurso de la Última Cena de Cristo, los Apóstoles y los primeros discípulos la siguieron celebrando como eje y fuente principal de la vida cristiana, fieles al mandato de “haced esto en memoria mía”. La Eucaristía se manifestaba entonces en la celebración de la Misa y comunión, aunque con el tiempo se introdujo la costumbre de adorar al Santísimo Sacramento fuera de la Eucaristía.

Lo más destacado es que a este sublime misterio se dispensa un culto, no de veneración, como a las sagradas imágenes, sino de adoración (latría). Así quedó fijado sin ambigüedades en el Concilio de Trento, que sancionó asimismo la superioridad de éste entre el conjunto de los Sacramentos de la Iglesia. De esta forma, la Iglesia Romana se distanciaba de otras Iglesias reformadas que habían reducido la Eucaristía a un acto poco menos que rememorativo o simbólico.

Desde el siglo XIII, la Iglesia ha fomentado el culto al Santísimo Sacramento, estableciendo la fiesta del Corpus Christi, para su exaltación.

La Hermandad celebra Triduo al Santísimo Sacramento en fechas próximas a la festividad del Corpus Christi y acto de adoración al Santísimo los primeros Jueves de mes (Jueves Eucarístico).